Archive for 24 marzo 2010

Pausilypon: Donde se calma el dolor

24/03/2010

Poco a poco va bajando el ánimo y comienza la apatía, entonces me refugio en ella y en los pensamientos negativos, me hago más vulnerable a los comentarios, a las personas dañinas, al mal tiempo.

Entonces me sumerjo dentro de una bañera de agua helada y al salir a la calle dejo que la lluvia caiga sin cesar sobre mí y me empape, pero de repente algo estalla.

Apareces tú y me tomas la mano, me hablas del dolor, de lo más terrible que puede llegar a pasarte, me explicas que eso lo has vivido tú y observo tus ojos…me transmiten capacidad de luchar, de creer en el otro y en lo que vendrá, a pesar de que se te cayó tanto en el camino!,  abro bien mis oídos y mi corazón. Escucho atento, te entiendo tanto que llego a temblar, me compadezco y te abrazo … siento que he de buscar el calor para renacer,

Se acabó el compadecerse.

Entiendo que  estoy centrando demasiado la atención en lo nefasto, en lo sucio y necesito escapar, entonces busco mi Pausilypon “Lugares donde se calma el dolor”. Los antiguos griegos  bautizaron asi a una bellísima zona de Nápoles, la colina de Possilipo (en griego, Pausilipon), literalmente, “pausa en el dolor”, llamada así porque las vistas desde la colina provocaban una pausa en los males terrenos).

Mi Pausilypon es el acercarme a mi gente…su calor, su plato de comida caliente hecho con amor. Como son  pura bondad, me tratan con cariño, me hacen sentir su protección y me regalan sus consejos. Al final me dejan alojarme unos días en su corazón…

DONDE VUELVO CADA VEZ QUE NECESITO RENACER